Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles

22/2/10

La gran tarea sigue pendiente

El régimen elabora un nuevo texto constitucional. Este se caracteriza por las restricciones y el control del sistema político y es sometido a plebiscito en septiembre de 1980 sin contar con registros electorales”.

Así se refiere el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, inaugurado por la Presidenta Michelle Bachelet el 11 de enero pasado, a la Constitución Política de 1980.

¿Han cambiado esas condiciones, treinta años después? Sólo algunas. La ley más importante del país sigue restringiendo y controlando a los chilenos: mientras consagra y promueve algunos derechos, omite y niega otros; mientras estimula metas económicas, ignora el desarrollo social y cultural.

A través de todos estos años de democracia, ¿se ha promovido suficientemente los derechos humanos? ¿Se ha hablado con frecuencia, en la escuela, el trabajo, el hogar, las reuniones comunitarias, los medios de comunicación, de su valor supremo e irrenunciable?

En una sociedad democrática y moderna, como la que Chile pretende, los derechos humanos deben ser consagrados y promovidos por un marco institucional construido entre todos y aceptado por todos.

Consciente de ello, un grupo de juristas, profesionales, estudiantes y dirigentes sociales dio inicio hace tres años a una campaña ciudadana e independiente por una Constitución democrática. Desde entonces ha organizado seminarios abiertos, charlas, talleres y espectáculos culturales; publicado libros, participado en manifestaciones públicas autorizadas y realizado otras gestiones destinadas a informar y hacer conciencia en los distintos sectores acerca de este fundamental tema. Ha sumado muchas adhesiones, aunque le haya faltado recursos y los grandes medios de comunicación, así como muchos políticos, lo hayan silenciado.


“No podemos cambiar nuestro pasado. Sólo nos queda aprender a vivir con él, es nuestra responsabilidad y nuestro desafío”, dijo entonces la Presidenta.

El “nunca más”, sin embargo, sólo será posible cuando se pueda decir que todos los derechos humanos, los individuales y los colectivos, están en plena vigencia o van en camino seguro hacia allá cualquiera sea el gobierno de turno.

Julio Frank S.

CHILENOS TODOS