Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Ver detalles

1/6/15

Este es un ejercicio constituyente

 
“Arbol constituyente” 
Maya, “constituyente” de diez años.

Decenas de personas, trabajando en diversos grupos, realizaron el sábado un ejercicio constituyente ciudadano que les permitió captar la idea central, conocer y participar en el procedimiento básico de una Asamblea Constituyente. 

La actividad, organizada por movimientos como Revolución Democrática, Marca AC y otros en Santiago Centro, en calle Santa Rosa, consistió en integrarse a una “mesa constituyente”, en la cual cada participante expuso un breve diagnóstico sobre el problema social que más le afectaba como persona y ciudadano, y luego propuso una solución concreta al mismo, lo que fue anotado e incorporado a un “árbol constituyente” y a un acta -firmada por todos- como materia de un posible artículo de la nueva Constitución. 

Se habló de la deficiente atención de salud, la injusticia en el acceso al trabajo, la educación, la previsión y a una vivienda digna, la discriminación de género (expuesta por una “constituyente de diez años de edad), la contaminación del medio ambiente y la falta de pluralidad en los medios de información masivos, entre otros temas, relacionándolos directamente con la incapacidad de la actual Carta Fundamental para hacerse cargo de los mismos, además de haber sido elaborada en forma no democrática. 

Las propuestas generales, por lo tanto, confluyeron en la necesidad de consagrar en la nueva Constitución diversos derechos, entre otros, a salud, educación, trabajo y vivienda, así como la no discriminación por edad, género, raza, situación socioeconómica y otras condiciones. 

El pueblo es el soberano para redactar la norma legal más importante que lo rige fue el principio que rondó en las distintas mesas, por lo que la Asamblea Constituyente, integrada por delegatarios elegidos de diferentes sectores sociales, resultaba el mecanismo idóneo. Y en caso de no estar contemplada en la institucionalidad vigente, como es el caso de Chile, debía consultarse a la ciudadanía a través de un plebiscito.

Texto y fotos: J.F.S.